Vamos por partes… Primero hablemos de propiedad intelectual y registro de marca

Propiedad intelectual y Copyright

La propiedad intelectual hace referencia a las creaciones propias de las personas, desde una canción hasta un invento tecnológico. 

Estas creaciones, tienen una protección que le da la ley a quien lo creó, que le permite mostrarla, divulgarla, explotarla comercialmente él, o quién el creador autorice. Además, impide que otra persona sin autorización ejerza estos derechos. 

Todas las obras, desde el momento en el que fueron creadas, están protegidas. Sin embargo, registrarlas en la Dirección Nacional del Derecho de Autor, probará de manera más fácil quién es el creador, la fecha de la creación y los derechos del mismo sobre esas obras. 

Esta protección sobre la obras, no solamente ampara al autor, sino también a quienes son sus colaboradores, a los herederos, a quienes modifican o trabajan sobre la obra (con permiso del autor original) y a las personas o empresas que elaboran programas de computación sobre esos programas. 

Este derecho a la propiedad intelectual tiene distintas duraciones dependiendo de quién estamos hablando y del tipo de obra. Por ejemplo, para el autor de la obra, dura toda su vida, pero para los herederos, dura 70 años desde la muerte del autor. Si hablamos de obras fotográficas, el derecho de propiedad intelectual dura 20 años desde su publicación, pero las obras de cine, 50 años desde el fallecimiento del último de los colaboradores. 

Cuando terminan estos plazos, la obra pasa a ser de dominio público, o que significa que puede ser utilizada por cualquier persona. 

Cuando un producto o servicio creado sale al mercado, necesita distinguirse del resto, y esto se logra mediante una marca. 

La marca permite identificar el producto o servicio y destacarlo del resto en el mercado. Además, es fundamental la marca a la hora de desarrollar estrategias de desarrollo y comercialización, ya que ayudan a proyectar la imagen y reputación ante los clientes actuales o potenciales. 

Ahora, si lo que se desea es salir al mercado con la creación, en fundamental protegerlo. Para hacer esto, se debe registrar la marca. 

Registrar la marca permite que nadie utilice ni se confunda esa marca con otra, tampoco permite imitaciones de ningún tipo (nombre, diseños, frases, etc.). El registro le garantiza al titular la propiedad absoluta, es decir, le da el poder de ejercer todas las defensas necesarias para impedir que terceros no autorizados por él comercialicen productos idénticos con la misma marca o algo similar. Además, evita que otras personas hagan un mal uso de dicha marca, brindándote derecho exclusivo y vigencia durante 10 años (se puede renovar cada 10 años). 

La única forma de que alguien utilice la marca registrada, es si el titular, a través de un contrato de licencia, permite su uso por terceros. 

La protección de la marca se obtiene solamente cuando sale el registro. Mientras esto sucede (Dependiendo el tipo varia la duración, pero tarda al menos 30 días), la marca está “en trámite”, lo que no prohíbe su uso, pero se recomienda esperar hasta que salga el registro. 

Esto sucede en Argentina, pero si la intención es que la marca se haga presente en otros países, se debe registrar en los países que uno va a comercializar con el ente correspondiente de cada país. Hacerlo es importante ya que, al no existir un registro internacional de marcas, cada país tiene uno propio (a excepción de la Unión Europea), por lo que se debe conocer la legislación sobre marcas de cada uno. 

Si fue solicitado el registro de marcas en Argentina, dentro de los 6 meses de haber iniciado el trámite, se puede pedir en otros países miembros del Convenio de París para invocar el derecho de prioridad. 

Si tengo un proyecto para un producto o servicio ¿Dónde hago el registro de la marca

El registro de la marca de realiza en el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial, más conocido como INPI. A través de su portal, se puede acceder a un turno para realizar dicho trámite. 

Pero todo este proceso, comienza a partir de una idea. Tener una idea sobre una obra de arte, una película, una canción, un producto, un servicio o un proyecto es el punto de partida para comenzar un negocio o una empresa

Al tener una idea, surge el miedo de que alguien la robe y haga lo mismo, pero es muy difícil en soledad desarrollar una idea de negocio, como dice la famosa frase “Dos cabezas piensan mejor que una”, los puntos de visa de los demás nos nutren y pueden darnos herramientas y recursos para mejorar lo que estemos armando, además, compartirla, permitirá ver las reacciones de otros frente a una idea, aclarar mejor las ideas que se creían claras, recibir opiniones constructivas que permitan hacer un mejor producto o servicio, entre muchos otros beneficios. 

Hablar de una idea de negocio con otro emprendedor, alguna persona con pensamientos e ideas diferentes, con un abogado, con un contador, con un amigo o familiar que conozca bien la personalidad e idea, posibilitará mejorar ampliamente la idea original, mejorando y modificando lo necesario para que tenga un camino exitoso. 

Ante esta situación surge habitualmente el miedo a que alguien nos robe la idea o la tome como propia, pero no te preocupes, se pueden tomar distintas medidas. 

Si bien no se puede proteger totalmente de manera legal hasta no registrarla, hay ciertas medidas que pueden tenerse en cuenta. Lo primero, es no dar más detalles que los necesarios, luego, poner en práctica esa idea, ya que ser el primero en el mercado, dará una ventaja competitiva desde el momento cero, permitiendo conseguir clientes fieles, con esto generar ingresos y comenzar un camino con la marca. Las ideas pueden ser muy buenas, pero las exitosas van a ser aquellas que se plasmen en la realidad. Lo importante antes de llevarla a cabo, es tener un buen plan, contar con los fondos necesarios para desarrollar el producto/servicio y comenzar con las ventas, asegurándose de contar con el stock necesario (En el caso que aplique) y proyectar el crecimiento.

Para esto, si se tiene la posibilidad lo ideal es que la idea se comparta con inversionistas, con futuros empleados, con vendedores y otras personas que es necesario tener en el camino, y lo que se hace para que no copien la idea, es un Acuerdo de confidencialidad. Mediante él mismo, el creador se asegura que la otra parte no divulgue información sin autorización ni se tome atribuciones, en estos casos aconsejamos hablar con un abogado especialista en esta área, con el fin de tomar las medidas necesarias.

La mejor manera de proteger una idea, es crear una marca que la identifique y, como dijimos antes, registrar ambas cosas. De esta manera, nadie podrá utilizar esa marca, ni nada similar sin la autorización previa del creador.

Si la idea de negocio es única, no existe otra y esto es comprobable, se puede patentar. Una patente es un registro de un producto o proceso frente a entidades gubernamentales, y protege al autor en caso de que alguien lo copie. 

Las patentes industriales deben cumplir con distintos requisitos: debe ser una novedad absoluta, es decir, no debe haber algo igual, debe ser una actividad inventiva (no ser obvia o evidente para una persona), y debe tener aplicación dentro de la industria (la invención debe conducir a la obtención de un resultado o producto industrial). Cumpliendo esto, se puede realizar una patente. 

Por último, existen los derechos de autor como una forma de protección. A través de estos, se protegen los derechos morales que refieren al creador, su creación y la explotación económica del mismo, esto es muy utilizado en el entorno artístico y creativo.

Te doy un truco para proteger tu proyecto/ideal;

Una forma muy practica de proteger nuestra idea si no podemos invertir en el registro oficial de la marca o si iniciamos el registro pero habitualmente tarta un tiempo en salir y no podemos esperar tanto;

Digital:

  • En nuestra cuenta de Facebook vamos a crear una publicación en nuestro muro oculta solo para nosotros, con la opción de “Solo Yo” para que nadie pueda verlo, aquí vamos a desarrollar todo nuestro proyecto, con el mayor lujo de detalles que podamos, a la vez si queremos hacerlo con una marca también debemos poner imágenes, información precisa, colores, tipografías, etc. Una vez cargada la información la publicaremos, lo importante de esto es que quedara la fecha guardada.
  • En WhatsApp crearemos un grupo donde estemos solo nosotros y enviaremos ahí toda la información que cargamos en Facebook, esto mismo quedara registrado con fecha.
  • En la PC, crearemos un archivo de texto con la herramienta que nos resulte más útil y guardaremos toda la información pertinente.

Fisico:

Primero imprimiremos toda la información, y agregaremos una hoja con la información del autor/creador, además de agregar imágenes impresas o un CD/Pendrive si hay material digital o videos, todo esto lo pondremos en un sobre que debe quedar completamente sellado, de forma tal que sea imposible abrirlo si no es rompiéndolo, esto lo llevaremos al correo y lo enviaremos a la dirección de nuestro hogar, cuando llegue guardaremos este archivo para si algún día alguien roba nuestra idea/marca poder presentarle a el Juez el sobre (Aún cerrado para que el deba abrirlo) para demostrar nuestra propiedad.

IMPORTANTE: Estos métodos que comente, no tienen un 100% de efectividad, ya que dependen de diferentes variables, pero al menos tendrás mas herramientas para poder proteger tu Marca o Creación.

¡Espero te sirva!

Imagen de portada diseñada por inteligencia artificial, todos los derechos reservados.